Cuida tu piel de los rayos del sol

El sol nos ayuda a producir vitamina D y a liberar endorfinas. No obstante, es muy importante evitar la exposición prolongada para evitar problemas muchos más serios. Acude a tu dermatólogo y escucha sus consejos para que tu piel no sufra por un exceso de sol.

chica playa sol
Getty Images

Los beneficios que nos reporta el sol son innumerables: contribuye a la salud de los huesos y ayuda a liberar endorfinas, lo que genera un bienestar emocional. Sin embargo, tomado en exceso y sin precaución, puede aumentar el riesgo de desarrollar cáncer de piel. Según datos de la Academia Española de Dermatología y Venereología (AEDV), este cáncer afecta a 4.000 personas cada año en nuestro país; y casi un 80% de la población adulta dice que nunca ha ido al dermatólogo a que le revisen los lunares.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

La campaña Euromelanoma 2018 (euromelanoma.aedv.es) tiene como objetivo divulgar la importancia de la prevención a través de los mensajes 'Dale la espalda al cáncer de piel' y 'Un minuto vale una vida'. Según el Dr. Eduardo Nagore, uno de los coordinadores de la campaña, "la visita al dermatólogo y, sobre todo, la autoexploración de la piel es fundamental. Para realizar una buena vigilancia de los signos de sospecha de melanoma, necesitamos hacer una evaluación de la piel varias veces al año".

Aplica protector solar

Getty Images

Según la Sociedad Catalana de Medicina Familiar y Comunitaria, el 80% de los casos de cáncer de piel podrían evitarse si se utilizara una adecuada protección solar. Lo recomendable es aplicar una crema solar a partir de SPF 30. En caso de pieles sensibles o claras, SPF 50.

¡Toma nota!

La AEDV recomienda protegerse del sol con ropa.

Getty Images

También debes evitar el sol entre las 11:00 y las 15:00 (la radiación UV está en sus niveles máximos) y hacer uso de la sombra.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

Existen 4 fototipos de piel.

Tipo 1 (muy sensible al sol, no se broncea): tez blanca, cabello rubio o pelirrojo y ojos claros. Tipo 2 (sensible): piel más oscura, cabello rubio oscuro. Tipo 3 (bronceado fácil): pelo y ojos castaños. Tipo 4 (bronceado rápido): ojos oscuros y pelo negro.

¿Y los niños?

Getty Images

Durante la infancia, los peques están expuestos a muchas horas de radiación solar. Toma nota: evita el sol en las horas centrales del día; insiste en la protección aunque el día esté nublado; aplica la crema solar media hora antes de la exposición. Los bebés no deben estar expuestos al sol.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Belleza