'Inga Lindström: Los hombres de su vida' están todos prohibidos

La familia de Lilith está enfrentada desde siempre a la familia de Magnus. Tienen prohibido enamorarse, y eso muchas veces puede ser irresistible. Una nueva producción de 2018 de ZDF/Bavaria grabada en Suecia.

image

Lilith Larsson (Sinja Dieks) es parte de una familia de mujeres solteras que se manejan perfectamente sin los hombres. Cuando Lilith visita a su madre, Rhea (Carin C. Tietze), a la abuela Iris (Lisa Kreuzer) y a la tía Diana (Julia Malik) no sabe cómo confesarles que está saliendo con su ex profesor de derecho, Carl (Stephan Bürgi).

La familia de Peter Blomquist siempre ha vivido enfrentada a lal Larsson, hasta el punto de que tienen un conflicto sobre la tierra donde viven. Lilith debe defender como abogada a su familia para que no pierdan su negocio.

Para empeorar las cosas, uno de los Blomquist, Magnus (Christian Clauß), quiere promover un proyecto de investigación arqueológica en las tierras de los Larsson. El joven es el menos rudo de los Blomquist, vive en Estocolmo y es el miembro más joven y atractivo del clan. Lo que ocurre es que Lilith conoce muy bien el lema de su familia: "Una nunca se enamora de un Blomquist".

Inga Lindström: Los hombres de su vida es la entrega 73 de la serie de ZDF. Parte de planteamientos habituales en la serie, en este caso el de dos jóvenes que pertenecen a familias enfrentadas, en esta ocasión se trata de un clan de hombres vs. otro de mujeres. O lo que es lo mismo, un simpático Romeo y una Julieta heroica.

Stephanie Sycholt, guionista y directora de la película sorprende con algunas ideas inesperadas, aunque sin duda cumple perfectamente con las expectativas del cine del corazón.

Inga Lindström: Los hombres de su vida (Lilith und die Sache mit den Männern)
Alemania, 2018. Dir.: Stefanie Sycholt (Un verano en Marrakech, En busca del amor).
Intérpretes: Sinja Dieks (Lena Lorenz, El viejo), Christian Clauss (Paraíso, Hamburgo 112), Carin C. Tietze, Lisa Kreuzer, Peter Davor, Frederic Welter, Stephan Bürgi.


Publicidad - Sigue leyendo debajo