Medidas básicas contra las alergias

Picor en los ojos, lagrimeo, estornudos… Son los síntomas de la rinitis alérgica provocada por la primera polinización de la temporada. Aunque los métodos de prevención son limitados, te contamos algunos trucos para prevenir sus efectos.

Mujer en el campo soplando cola de ratón
Getty Images

El polen del ciprés ha inaugurado la campaña de alergia 2019. Los pólenes, que se forman en las flores de las plantas, son causa de alergias, cuyos síntomas son rinitis, conjuntivitis y asma. Según la Sociedad Española de Inmunología Clínica, Alergología y Asma Pediátrica (SEICAP), los pólenes pueden causar inflamación interna crónica de bronquios, nariz y ojos.
Cada planta tiene su propia polinización, por eso es importante que las personas con síntomas sepan a qué planta concreta tienen alergia. La SEICAP distingue tres clases de plantas (no es una clasificación botánica, sino de alergias):

1. Árboles: olivo, ciprés, plátano sombra, abedul, encinas, fresno.

2. Gramíneas: cereales (trigo, centeno, arroz, maíz, cebada) y silvestres (césped, hierba). La alergia a las gramíneas no implica la alergia a la harina (gluten). Por lo general, quien tiene alergia a una gramínea, tiene alergia a todas. Es lo que se llama reactividad cruzada.

3. Arbustos y malezas de muy distintas familias.

Prevención: medidas básicas

Medidas básicas de prevención
Getty Images

Los pólenes viajan a través del aire, por eso las medidas de prevención son limitadas. Lo primero es identificar a qué planta se tiene alergia. Evitar pasear y practicar deportes por zonas verdes en períodos de alta concentración de alérgenos; evitar cortar el césped; en el coche, llevar la ventanilla cerrada; evitar también los desplazamientos en moto y en bici en días de alta polinización; usar gafas de sol; en casa, mejor descartar alfombras y moquetas, ya que acumulan polvo y polen.

Calendario de la floración: el polen está en el aire

Calendario de floración
Getty Images

Febrero y comienzos de marzo: polen del ciprés. Los síntomas comunes son: rinitis (picor en ojos, nariz y garganta, ojos llorosos), conjuntivitis y asma.

Marzo y abril: plátano de sombra (foto), árbol muy común en las ciudades. Resiste bien la contaminación. Las reacciones alérgicas son rinitis, conjuntivitis y asma.

Mayo y junio: gramíneas y olivo. Provocan congestión nasal, tos, estornudos, picor, fatiga… La concentración de polen depende de la geografía: por ejemplo, no hay polinización del olivo en el Cantábrico, ya que en esa zona no se cultiva.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Salud