Este sitio web utiliza cookies, tanto propias como de terceros, para recopilar información estadística sobre su navegación y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, generada a partir de sus pautas de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Más información.

La ciática, dolor inoportuno

La inflamación o afectación del nervio ciático se manifiesta por un dolor lumbar que se irradia hacia las piernas. El dolor se nota como un flechazo intenso.

Una gran mayoría de la población adulta sabe lo que es el dolor producido por la ciática. Aparece la punzada, nos llevamos la mano a los riñones o al muslo y nos inclinamos hacia un lado. Muchas veces no nos atrevemos ni a movernos. Desde ese momento, ya vamos a andar con especial cuidado.

Puede ser un dolor brusco o progresivo

Publicidad - Sigue leyendo debajo

Un ataque de ciática no es otra cosa que la inflamación o afectación del nervio ciático que pone de manifiesto con un dolor lumbar que se irradia hacia las piernas. Desde el plano clínico, el síntoma fundamental es el dolor.

Es un tipo de dolor que puede iniciarse de forma brusca o progresiva. La brusca suele ser consecuencia de un gran esfuerzo físico. También puede ir poco a poco, ser un hormigueo o pinchazo que se intensifica cuando se flexiona el muslo. Este tipo de ciática se identifica muy bien y basta echarse boca arriba y flexionar la pierna afectada. El dolor se notará como un pinchazo intenso.

Siempre se dice que el dolor de la ciática es característico, porque es como si estuviera pegado al nervio en toda su longitud. Puede aparecer tanto en la pierna derecha como en la izquierda. El dolor suele ser continuo aunque se agudiza, a modo de latigazo cuando, por ejemplo, se tose o se realiza algún movimiento. Puede doler en todo el recorrido de los nervios ciáticos. Es un latigazo seco que nace del gran nervio ciático y se lanza rápidamente por muslo y pierna.

La hernia discal

Es una de las causas más frecuentes del dolor en el nervio ciático. Nosotros tenemos entre las vértebras un disco que actúa como amortiguador. Es gelatinoso y, en su interior, tiene una burbuja que sirve como niveladora. Con el tiempo, ese disco va adquiriendo rigidez y la burbuja va perdiendo agua.

Es entonces cuando, por una presión excesiva, por desgaste, por una postura permanentemente forzada, parte del disco se sale de su sitio y aparece la hernia. Dado que la zona más frecuente de estas hernias es la lumbar, es posible que este desplazamiento toque o roce el nervio ciático.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

Es frecuente que taxistas, camioneros y quienes trabajan en un campo visual pequeño como dentistas o relojeros la padezcan.

Qué debes hacer

Si tienes un ataque de ciática, inicialmente el médico te recomendará reposo. Además, te recetará analgésicos y, sobre todo, relajantes musculares y antiinflamatorios.

Si tu ataque de ciática está producido por una hernia discal y estos dolores son frecuentes, habrá que valorar eliminar quirúrgicamente esa hernia. De esta manera, también se acabaría con los ataques de ciática.

Sus causas

Los ataques de ciática pueden surgir por muchas razones:
• por una lordosis pronunciada, que es una anormal curvatura en la columna lumbar.
• por estenosis en el canal medular, que es el estrechamiento del canal por donde va la médula espinal.
• opresión de las raíces nerviosas por una lesión muscular.
• un vicio postural, que es la causa más frecuente.
• por una hernia discal que va a provocar la compresión del nervio.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Salud