Da la bienvenida al horario de invierno

Dos veces al año, en marzo y octubre, debemos cambiar la hora de nuestros relojes para adoptar el horario de verano y de invierno, respectivamente. Este sábado tenemos una nueva cita con el reloj, pero ¿cómo afecta este cambio a nuestra salud?

Nuevo horario de invierno 2019
Getty Images

Este sábado, 26 de octubre, a las 03.00 horas de la madrugada, damos la bienvenida al horario oficial de invierno. ¿Qué significa esto? Debemos atrasar una hora nuestros relojes para adecuarlos al nuevo uso invernal; de manera que a las 03.00 horas pasarán a ser las 02.00 horas y eso nos permite, además, ganar una hora de sueño que siempre se agradece, ¿o no?

Menos mal que la mayoría de los aparatos electrónicos que tenemos en nuestras casas ya la cambian automáticamente. Pero, ¿recordáis el horror de años atrás cuando a la mañana siguiente debíamos ir, uno por uno, ajustando la hora a todos los relojes que teníamos en nuestro hogar? Y en marzo, cuando adoptamos el horario de verano, otra vez lo mismo.

¿Sabes cuándo y por qué se produce este ajuste horario? Existen dos fechas claves en nuestro calendario que marcan el comienzo del nuevo horario y siempre son las mismas, invariables con el paso de los años: el último sábado del mes de octubre, este año es hoy, 26 de octubre; y el último sábado del mes de marzo, donde ajustamos el reloj a los horarios de invierno y verano, respectivamente.

Curiosidades sobre el cambio de hora

Cambio de hora de invierno
Getty Images

Este cambio horario se implató en los años 70, a raíz de la crisis del petróleo de 1973, con el objetivo de lograr un mayor ahorro energético coincidiendo con la crisis del petróleo. De esta manera se pretendía ahorrar energía adecuándolo a las horas de luz según la época del año. En la actualidad se está cuestionando la utilidad real del cambio horario que podría tener su fin muy cerca. Y es que desde la Unión Europea se está pidiendo terminar con él. Se habla de poner una fecha límite, hasta 2021. Para entonces, los países miembros de la UE deberán comunicar el uso horario que adoptarán: el de invierno o el de verano.

¿Cómo afecta este cambio al organismo?

Efectos de cambio de hora
Getty Images

Los trastornos que este cambio de horario provoca en el organismo, sobre todo el de invierno, son pocos y suaves. El de verano, en cambio, nos afecta más porque de repente dormimos una hora menos y eso provoca más alteraciones. El cambio de esta noche provocará, fundamentalmente cansancio, fatiga y alteraciones en el estado de ánimo como consecuencia del descoloque del sueño. Ten en cuenta que nos acostamos en un horario y nos levantamos en otro y aunque esto ocurre de noche, ese desfase altera nuestro cuerpo. Vivimos una especie de 'jet-lag'. Pero no sufras, los efectos por el cambio de hora se prolongan durante 3 o 4 días, no más, siendo los niños, las personas mayores y los enfermos los más afectados. ¡Así que tómatelo con calma!

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Salud