Una buena higiene íntima es esencial para nuestra salud y también para nuestro bienestar diario, según demostró un estudio realizado por Scottex en el que la mayoría de las personas encuestadas afirmaron que seguir unos hábitos correctos en este sentido incrementaba su sensación de frescor (75%) y su sensación de seguridad (41%).

Publicidad - Sigue leyendo debajo

Pero para que esto sea así, es necesario contar con un buen aliado (un papel higiénico que respete la piel, como Scottex Acolchado o Scottex Sensitive) y saber cómo utilizarlo dentro de una buena rutina de higiene. De esta manera, ir al baño se convertirá en una forma de cuidar tu cuerpo, pero también de mimarte. Te damos las claves para conseguirlo.

¿Vale cualquier papel higiénico?

No. La piel de la zona genital es muy delicada y utilizar para limpiarla un producto de mala calidad o que no la respete al máximo puede traducirse en una sensación de incomodidad o incluso causar irritaciones. En este sentido, Scottex ha dado un paso más en su búsqueda de un papel higiénico todavía más suave y agradable, que limpie sin irritar. El resultado: Scottex Acolchado, con una textura acolchada extra suave que proporciona el máximo confort y tres capas (con la figura del famoso perrito de la marca en relieve) que hacen que sea más resistente.

¿Y si mi piel es especialmente sensible?

Este tipo de pieles necesitan aún más mimo. En este caso, el cuidado de la zona genital requiere un papel higiénico creado especialmente para ellas. Scottex Sensitive, con pH neutro y dermatológicamente testado para pieles sensibles, tiene tres capas enriquecidas con leche de almendras (con propiedades hidratantes y protectoras) y contribuye a que la suavidad y el confort sean máximos.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

¿Qué más influye en la rutina de higiene íntima?

Además de elegir bien el papel higiénico, para usarlo es importante seguir las pautas que aconsejan los expertos: limpiar siempre desde delante hacia atrás, para evitar infecciones, y combinar su uso con el de toallitas húmedas.

Y por último, algo a lo que a veces no prestamos la atención suficiente: cuidar el entorno en el que llevamos a cabo la rutina de higiene íntima. Un cuarto de baño con una temperatura agradable, una luz cálida, un aroma que aporte bienestar (el de Scottex Sensitive es ideal para conseguirlo), una música tranquila… contribuyen a alejar el estrés y hace que todo resulte más confortable.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Salud