Meghan Markle retoma su agenda oficial con energías renovadas

Después de que Harry anunciara que se van a tomar unas semanas de descanso, la duquesa de Sussex ha reaparecido con una sonrisa en la cumbre One Young World donde ha repetido uno de sus vestidos de embarazada.



    No soplan buenos vientos para Meghan Markle. A pesar de que su pasado como actriz de éxito le habría dado herramientas suficientes para, como personaje público, aprender a capear la relación con los medios de comunicación, ser miembro de la familia real británica son palabras mayores. Hace apenas unos días, la mujer del príncipe Harry confesaba en un documental como la presión mediática le estaba afectando no sólo a ella a nivel personal, sino también a la pareja. "Ahora somos una pareja vulnerable y herida", reconocía. Para atajar esta situación, Harry anunciaba que ambos se retiran temporalmente de la vida pública para descansar. Sin embargo, antes de hacerlo, Meghan ha reaparecido en la cumbre One Young World celebrada en el Royal Albert Hall de Londres. Una cita en la que se ha mostrado relajada y feliz.

    Meghan Markle en la cumbre One Young World en octubre 2019
    Getty Images

    Mientras no den comiencen esas semanas de descanso anunciadas, la estadounidense parece seguir fiel a sus compromisos oficiales y no ha dudado en dar su apoyo a una cumbre a la que ya ha asistido en dos ocasiones, en 2014 en Dublín y 2016 en Ottawa. Meghan entraba al Royal Albert Hall luciendo una amplia sonrisa y un look impecable con un vestido morado de la firma low cost Aritzia que le sentaba como un guante a pesar de ser premamá. Y es que no es la primera vez que usaba este outfit que ya lució durante su embarazo aunque, en aquella ocasión, cuando estaba en el sexto mes de gestación, lo combinó con un abrigo rojo.

    Meghan Markle en la cumbre One Young World en Londres en octubre 2019
    Getty Images


    Esta vez, Meghan Markle dejaba todo el protagonismo al vestido de manga larga y discreta abertura lateral combinándolo tan sólo con unos salones en azul oscuro. Nada de accesorios, ni apenas joyas. Un look de lo más sencillo y natural que remataba con el pelo suelto presumiendo de melena con unas ligeras ondas. Un outfit que remató con una amplia sonrisa que se pudo ver cuando subió al escenario para dar el discurso de inauguración de la cumbre que fue recibido con un caluroso aplauso. Estaba claro que la ex actriz se sentía de lo más cómoda y feliz en un evento al que le tiene tanto cariño.

    Meghan Markle en la cumbre One Young World en Londres en octubre 2019
    Getty Images

    La duquesa de Sussex ya ha dejado claro en otras ocasiones que no piensa desterrar de su vestidor las prendas que usó durante el embarazo de su pequeño. Meghan es capaz de dar una vuelta de tuerca magistral a su armario para reutilizar su fondo de armario. Lo hizo el pasado mes de septiembre durante su visita a Sudáfrica en dos ocasiones, con un vestido azul camisero y con un vestido de rayas de Martin Grant.

    Publicidad - Sigue leyendo debajo