‘La sopa boba’

La también cantante se coló en los hogares españoles para contar la historia de una mujer divorciada que debía hacerse cargo de una negocio ruinoso. La acompañaban Iván Sánchez y Luisa Martín, entre otros.

 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Instinto de supervivencia

Julia se divorcia de Pedro cuando descubre que le es infiel con Patricia, una compañera de trabajo. Comienza entonces una nueva vida para ella, pues el juez dictamina que se quede a cargo de sus tres hijos, Richard, Eva e Isma, y de un complejo comercial que su ya exmarido le cede amablemente.

La mujer entiende enseguida la generosidad de Pedro. El recinto, ahora de su propiedad, alberga un supermercado sin existencias, un destartalado taller mecánico y un hotel donde viven los empleados, unos vagos redomados.

Tras conocer la situación de su amiga, Alma decide dejar de dar tumbos por toda España organizando eventos para ayudarla. Paloma alaba el paso de su madre pues es una chica responsable y comprometida con las buenas causas, pero teme que fracasen.

Julia echa a los empleados para poder alojar huéspedes, pero la plantilla no está dispuesta a perder los privilegios de tantos años y menos a obedecer a la nueva jefa. Esta, una mujer de gran corazón, acaba readmitiéndolos. Después, solicita un crédito al banco y pide ayuda al vecindario para que el director de la sucursal se lleve una buena impresión de ella y se lo conceda.

A pesar de las patéticas artimañas que utilizan los trabajadores
para transformar el recinto en un negocio prometedor, el director no queda conforme. Solo aprobará el préstamo si la empresaria acepta acostarse con él.

Año: 2004
País: España
Productora: Miramón Mendi
Reparto: Lolita, María Barranco, Juan Fernández, Iñaki Miramón y Luisa Martín.

Un checo en el reparto

Cuatro años llevaba en España Martin Czehmester, natal de República Checa, cuando llegó a La sopa boba tras hacer de modelo y presentar el programa Noche de fiesta, de José Luis Moreno. “Mis compañeros dicen que he mejorado mi español, las largas horas de grabación me están dando mucha soltura”, contaba.

Bienvenido, Bertín

Bertín Osborne no pudo negarse a interpretar en cuatro capítulos a Eduardo, un psicólogo que se lleva las manos a la cabeza cuando conoce a los integrantes del centro comercial de Julia. Era su tercera telenovela: en 1990 grabó Amor de nadie junto a Lucía Méndez y cinco años más tarde Alondra, con Ana Colchero. fiesta, de José Luis Moreno. “Mis compañeros dicen que he mejorado mi español, las largas horas de grabación me están dando mucha soltura”, contaba.

Sus amores

En la ficción, la hija de Lola Flores tenía varios pretendientes, entre ellos, Iván Sánchez (Javier) y Miguel de Miguel (Raúl). Los dos desarrollan ahora sus carreras al otro lado del charco.

¡Cómo pasa el tiempo!

Sandra Blázquez, que debutó en 1997 en Al salir de clase, tenía 17 años cuando se metió en la piel de Eva, la hija mediana de la protagonista. 

Más crecida, podemos verla en la actualidad interpretando a Huertas en la telenovela de La1, Acacias 38.

Publicidad - Sigue leyendo debajo