‘Bajo un mismo rostro’

Con esta historia grabada en México, se estrenaban en la producción. Ella, además, fue la protagonista, para quien se diseñaron más de 120 trajes.

 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Resurgir de las cenizas

La bella y rica Irene Saldívar se sume en una profunda depresión tras la inesperada muerte de su padre y de su hermano. Para alejarse de los malos recuerdos, después de recuperarse abandona su México natal y viaja a Grecia con su querida nana, Rosario. Durante el viaje en barco conoce a Alexis Theodorakis, un empresario de éxito. Ambos se enamoran y deciden casarse.

Carlos Gorostiaga, que se encarga de las finanzas de los Saldívar, se toma mal noticia porque tiene otros planes para ella. Aunque a ojos de todos es una persona recta e intachable, en realidad es un hombre sin escrúpulos que  seduce a mujeres ricas con la intención de matarlas y quedarse con su fortuna.

Para ello cuenta con un socio. Se trata de Alejandro Roldán, cuya mujer está tan obsesionada con él que lo apoya en sus crímenes. El matrimonio tiene un hijo, Ramiro, que desconoce la ruindad de sus padres.

Dispuestos a hacer el negocio de su vida, Carlos y Alejandro provocan una explosión en el yate de Alexis con él dentro. Destrozada por la muerte de su esposo, de quien está embarazada, Irene regresa a México.

Una vez en casa, la mujer se refugia en Diego Covarrubias, el doctor que trató a su padre y a su hermano. Ambos se enamoran, pero surgen nuevos obstáculos: Estelita, la hija enfermiza de él, no quiere que Irene sustituya a su difunta madre. Y Alejandro la amenaza con arrebatarle a su recién nacido si no se casa con él.

Año: 1995
País: México
Productora: Televisa
Reparto: Christian Bach, Saúl Lisazo, Humberto Zurita, Carlos Cámara y Raquel Olmedo.

Una novela de lujo

Como los personajes pertenecían a la alta sociedad, vivían en la opulencia. Esto se reflejaba a través de las casas, el vestuario… Se compró el 45 por ciento del mobiliario, el resto provenía de otras producciones de Televisa. En cuanto a la ropa, el 30 por ciento se adquirió en tiendas de prestigio, lo demás se confeccionó en los talleres del canal. Sólo para Christian (Irene Saldívar) se diseñaron más de 120 modelos. Los personajes femeninos disponían de treinta cambios y los masculinos de doce.

Dos malos muy malos

Roberto Blandón (Alejandro) llevaba quince años de carrera pero hasta entonces no había hecho de villano y estaba encantado: “Me inspiré en esos tipos que defraudan y cuando los descubren todos dicen que no podían imaginárselo”. Su aliado en la novela era uno de los grandes malvados del género, Carlos Cámara, que falleció el 24 de febrero. Con ellos se las tuvo que ver el segundo enamorado de Christian en la ficción, Alfredo Adame (Diego). De las villanas, destacó Nuria Bages, en la piel de la obsesiva esposa de Alejandro.

Lorena Rojas

La actriz, que nos encandiló como la atormentada Isabel en El cuerpo del deseo, realizaba su primer papel importante. “No me ha costado nada interpretar a Carolina, la mejor amiga de Irene. Christian me transmitió buenas vibraciones desde el primer día, es bella por fuera y por dentro”, comentó Lorena, que nos dejó el 16 de febrero de 2015 víctima de un cáncer. En la novela trabajaba también su hermana, Mayra.

Un reparto lleno de amigos

Muchos artistas aceptaron trabajar en la novela aunque se tratara de una participación especial, como el productor Ernesto Alonso y Juan Soler, que encarnaban al padre y al hermano de Irene (Christian Bach) y morían en los primeros capítulos. También estuvieron: Fabián Robles, Guillermo García Cantú, Luis couturier, Lucero Lander, Aurora Clavel...

Publicidad - Sigue leyendo debajo