‘Pueblo chico, infierno grande’

Los rumores de pareja sobre los protagonistas fueron constantes, pero ellos los desmintieron.

 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Lo inesperado del amor

Finales del siglo XIX, en el pueblo mexicano de Nahuatzen. Durante la procesión de la fiesta patronal, Hermilo, el hijo de una costurera, despierta el amor de dos muchachas de buena familia: Magdalena Beltrán de Batán, un tratante de caballos con pésima reputación, y Leonarda Ruán.

La primera se compromete con el muchacho, pero el día de la boda lo encuentra en la cama con Inmaculada, su madre, y se va de casa. Será recogida por una prostituta a quien llaman La Tapanca y que regenta el burdel más popular de la región.

El destino no es más benévolo con la segunda... Su padre, el poderoso Prisciliano, la obliga a casarse con el anciano millonario Rosendo Equigua. Leonarda planea huir con su enamorado, pero su progenitor los descubre y expulsa al joven del pueblo. A los pocos meses, la chica enviuda.

Veinte años después, Magdalena, a la que llaman La Beltraneja, se ha convertido en dueña del lupanar. Leonarda, por su parte, sigue viuda y no desea rehacer su vida junto a un hombre, algo que ni siquiera tendría que hacer por necesidad ya que su difunto esposo le dejó una enorme fortuna. Cambia de opinión cuando el destino pone en su camino a Genaro, un atractivo y noble joven al que conoce en el campo.

Leonarda contrata al recién llegado y ambos se sienten atraídos, pero su amor contará con numerosos obstáculos pues otras mujeres han puesto los ojos en el nuevo... Además, las hermanas de Leonarda, Clotilde, Eloísa y Jovita, ven con malos ojos una relación con un hombre más joven que ella. La situación se complicará con el regreso de Hermilo que, tras amasar una gran fortuna en el extranjero, desea recuperar a su primer amor.

Año: 1996
País: México
Productora: Televisa
Reparto: Verónica Castro, Juan Soler, Guillermo Capetillo y Alma Delfina.

Rumores de romance

Surgieron enseguida y los protagonistas los desmintieron. “Claro que las secuencias de amor parecen reales, como las de peleas y eso no quiere decir que me pegue de verdad”, declaraba el galán. “Me siento a gusto grabándolas porque he mantenido en la vida real relaciones con hombres más jóvenes. Me parecen normales y bellas. No suelo mezclar la vida personal con la profesional, pero de aquí a que terminemos el trabajo, ¿quién sabe?”, respondía ella con humor.

Dos actores para el mismo papel

Como se produce un salto de veinte años, muchos personajes fueron interpretados por dos artistas. Kuno Becker y Guillermo Capetillo encarnaron a Hermilo, el primer amor de la protagonista. A La Beltraneja, mujer que se encaptricha del galán, le dieron vida Evangelina Sosa y Alma Delfina, sobrina y tía en la vida real.

Noveles

En los primeros capítulos mostraban su talento Susana Zabaleta (Por ella soy Eva), que se ha forjado también una importante carrera como cantante; José María Yazpik, centrado en el cine desde que en 2002 grabó Cruz o cara, su última novela, y Víctor González (Pasión morena).

Los otros protagonistas

Los caballos tuvieron un papel relevante en la historia, que se desarrollaba en una hacienda. Se utilizaron seis de forma habitual, entre ellos, los de Verónica y Soler. Ella tomó clases durante dos meses para aprender a montar, no así él, que sabía desde niño pues su familia criaba esos animales.

El actor impidó que su compañera se lastimara al cogerla en el aire cuando su caballo la tiró. Mónika Sánchez aprovechaba los descansos para pasear con alguno, pues la criada que interpretaba no tenía escenas con ellos.

De carne y hueso

Leonarda, Genaro, Hermilo y La Beltraneja existieron de verdad. El actor Javier Ruán no cambió el nombre de su tía abuela ni de los protagonistas de su vida. “Me inspiré en sus cartas y en su testimonio. Murió en 1989 y siempre la recuerdo vestida de luto”, comentó.

En esta, interpretaron a las mujeres Silvia Márquez, Verónica Castro, Olivia Bucio y Anna Silvetti.

En busca de las dobles perfectas

Se realizó un arduo trabajo para hallar a los actores que darían vida a los personajes principales en la juventud. Adriana Fonseca (Jovita), Aracely Arámbula (Leonarda), Manola Díez (Clotilde) y Critina Alatorre (Eloísa) fueron las hermanas Ruán en la primera etapa, y su padre, Enrique Rocha (Prisciliano), que no aparece en la segunda.

Publicidad - Sigue leyendo debajo