‘La jaula de oro’

La actriz se sentía identificada con la aniñada y sincera Oriana, que se enamoraba de Saúl Lisazo, pero se casaba con René Casados.

 

Publicidad - Sigue leyendo debajo

Renata Duarte trabaja en una agencia de publicidad en Puerto Rico y acaba de casarse con Álex Moncada, un prometedor guionista. A los pocos días de la boda, recibe una increíble noticia: César Valtierra, un magnate que ha fallecido en México y del que no conocía su existencia, le ha dejado la mitad de sus bienes.

Cuando aún no ha asimilado semejante notificación, la mujer muere en extrañas circunstancias y Álex es acusado de asesinato y condenado a prisión.

En México, Oriana Valtierra intenta ser feliz en la casa de campo donde vive con su tía Ofelia. Traumatizada desde que fue violada siendo niña, vive aislada en la mansión que solo visita Flavio Canet, el atractivo y  encantador abogado de la familia.

La joven se enamora de él y este, que esconde una ambición sin límites, le pide matrimonio para hacerse con su fortuna. Oriana se casa ilusionada, pero en la noche de bodas comienza su infierno: su esposo es impotente y la castiga humillándola en la intimidad.

Moncada busca al verdadero asesino de su esposa
Dispuesto a demostrar su inocencia, Álex huye de la cárcel y cambia de identidad: será Franco López. La investigación para descubrir al asesino de su esposa lo lleva hasta los Valtierra. El hombre se queda de piedra cuando conoce a Oriana porque es el vivo retrato de Renata…

Mientras intenta averiguar qué relación guarda con su fallecida esposa, se enamora de ella. La muchacha tampoco puede evitar sentirse atraída por él.

Año: 1997
País: México
Productora: Televisa
Reparto: Edith González, Saúl Lisazo, René Casados, María Teresa Rivas y Antonio Medellín.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo

Doble papel. La historia gira en torno a dos gemelas que han vivido separadas. “Me dio pena que una muriera en el primer capítulo, era muy interesante y enriquecedor interpretar personalidades diferentes”, comentaba Edith.

Una molesta peluca. Aunque, entre risas, confesaba que también le había visto el lado positivo: “El equipo decidió en un primer momento que ambas mostraran la misma apariencia física, pero después determinaron  que Renata llevara el pelo distinto, así que me colocaron un postizo muy incómodo que me provocaba picores. La tortura fue breve”.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo

¡Qué bello es el campo! La magnífica villa Miraflores donde vivía recluida Oriana era en realidad una hacienda ubicada en Chalco. Casi mil kilómetros separan esta localidad del interior de México de la ciudad costera de Puerto Vallarta, donde se desarrolló parte de la novela

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Cuando el amor y el trabajo se unen

María de Souza, que daba vida a Amira, era entonces pareja del productor de Televisa Javier Rodríguez. Este no dudó en acompañarla en su último día de rodaje, cuando su personaje moría de una puñalada. Y no solo eso. Se prestó a ensayar con ella haciéndose pasar por el galán, quien, según estaba escrito en el guión, debía
asustarse al encontrarla muerta en su habitación. Sin embargo, no pudo reprimir la risa mientras su profesional novia mantenía el tipo.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Edith y Saúl muertos de frío

El primer encuentro amoroso de los protagonistas se produjo en el lago de Cocoyoc. Fue una de las escenas más bellas y apasionadas de la novela, pero nadie podría imaginarse en qué condiciones se grabó. Edith lo contaba sin perder la sonrisa: “El agua estaba helada, para entrar en calor tomamos miel y bebidas calientes. Corríamos y hacíamos flexiones antes de sumergirnos. A los cinco minutos, nuestro cuerpo ya estaba morado del frío”.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo