‘La viuda de Blanco’

Según Francisco Gattorno, los responsables de esta producción que protagonizó con Itatí Cantoral y donde sufrió un accidente que podía haberse evitado los sometieron a “nueve meses de esclavitud”.

 

Publicidad - Sigue leyendo debajo

En la localidad mexicana de Trinidad acaba de casarse  el joven y adinerado Amador Blanco con Alicia  Guardiola, una bella y misteriosa mujer que no gusta a  su suegra, doña Perfecta. Tiempo después, el  matrimonio se refuerza con el nacimiento de sus gemelos: Felipe y Duván.

Pero la desgracia se instala en el hogar cuando el joven Blanco es secuestrado y asesinado. Doña  Perfecta está convencida de que su nuera contrató a los hombres que acabaron con la vida de su hijo. Como no  hay pruebas en su contra, las manipula con ayuda del  abogado corrupto Laurentino Urbina y la muchacha es  acusada y condenada a prisión por el crimen.

Marcada  por el dolor y las humillaciones que sufre entre rejas, años después regresa para recuperar a sus hijos, pero  no lo tiene fácil. En su ausencia, su suegra le ha  arrebatado la patria potestad de los pequeños, a   quienes ha criado con cariño e inculcado un amor  incondicional por su padre fallecido pero un gran rencor por su madre.

La noche de su regreso, Alicia sufre un  accidente de coche y la socorre Sebastián. Ambos se  sienten atraídos, pero ella huye al saber que se trata de  u cuñado. Él, que lo ignora, se queda  desconcertado. Mientras tanto, doña Perfecta escucha  en casa la pesadilla de sus nietos en la que una mujer  se sale de la carretera. Minutos después, llaman a la  puerta y la señora enmudece al ver a su nuera…  

Año: 2006
País: México
Productora: Telemundo-RTI
Reparto: Itatí Cantoral, Francisco Gattorno, Martin Karpan y Zharick León.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Cómplices.

Padre e hija en la ficción, Eduardo Ibarrola (Laurentino) y  Zharick León (Iluminada) llegaron a tener esa relación  fuera de las grabaciones. “Como el mío estaba lejos, él  hacía las veces. Quedábamos mucho”, recordaba ella.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Encantado.

El argentino Martin Karpman fue uno de los últimos en  incorporarse, pero conectó enseguida con sus compañeros, en especial con su madre en la ficción, Zully  Montero (doña Perfecta). “Es una gran profesional, se  trabaja muy bien con ella”, aseguraba.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Entrañable pareja.

Michelle Jones, en la piel de la dulce Teresa, y Manuel  Balbi, como el inocente Megateo, enamoraron al público. El actor se expresaba emocionado: “Estaba cansado de  personajes serios. He podido hacer un bobo interesante y  divertido, alejado de clichés. Tuve que trabajar tanto la expresión corporal que luego me costó volver a ser yo  mismo”.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Una gran expectación

El 18 de diciembre de 2006 llegaba a Televisión Española esta telenovela protagonizada por Itatí Cantoral (Alicia  Guardiola) y Francisco Gattorno (Sebastián Blanco). Por si  fuera poco el interés que generaba tener a estas estrellas  juntas, la producción contó con Alejandro Felipe Flores, el  entrañable Frijolito, para dar vida a los gemelos de ella.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Carcajadas en el hospital

La escena de la muerte de Justino (Flavio Caballero) fue muy triste pero rodarla provocó muchas risas. Carlos Camacho, que encarnaba al doctor Dimas Pantoja, se enredaba continuamente con los cables y la mascarilla de  oxígeno acabó varias veces en el suelo. Al paciente le resultaba imposible estar serio y el médico casi lo ahoga con sus propias manos.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Los pucheros de la protagonista

Aunque estaba cansada de grabar la secuencia del entierro de su marido, que se repitió varias veces, Itatí se  lo tomaba con humor y regalaba simpáticas muecas a la  cámara mientras le retocaban el maquillaje y el peinado.  Su bebés, en cambio, aguantaban sin quejarse. ¿La  explicación? Eran muñecos.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo