‘Destilando amor’

Esta historia, que se desarrollaba en el mundo del tequila, fue la última telenovela que protagonizó la actriz antes de convertirse en primera dama de México. Se dijo que los protagonistas se enamoraron también en la vida real, pero ellos nunca se pronunciaron.

 

Publicidad - Sigue leyendo debajo

Como cada año, Clara y su hija Gaviota llegan a la hacienda La Montalveña, en el pueblo mexicano de Tequila, para recoger agave con el que elaborar el popular licor. Don Amador, el dueño, desea encontrarse
con la señora pues, consciente de que su final está próximo, quiere despedirse de ella. No en vano es una de las personas más importantes de su vida, con quien
comparte un gran secreto.

Su sueño no se cumple porque muere de un infarto. Su mujer, Pilar, su hijo Felipe y la esposa de este, Constanza, lo acompañan en ese momento. Avisados por sus padres, llegan procedentes de Reino Unido Rodrigo, Sofía y Daniela, con su primo Aarón. Lo harán justo a tiempo de asistir al entierro.

Clara, muy afectada, se acerca a la iglesia para dar el último adiós al señor Montalvo y dejar un ramo de flores sobre el féretro, pero no se atreve a entrar y es Gaviota quien lo hace. Rodrigo no puede evitar fijarse en su belleza y sus miradas no tardan encontrarse.

Ruborizada, la muchacha abandona el templo sin dilación. Días después, al término de su jornada, el joven la invita al bar del pueblo. Tras pasar una  maravillosa velada juntos, se despiden con un apasionado beso.

Gaviota viaja a Europa para reunirse con su amado Enamorados, Rodrigo y Gaviota deciden casarse en un año, cuando él termine sus estudios en Europa. El día antes de partir, la pareja se entrega a la pasión.

Semanas después, la joven descubre que está embarazada y va a su encuentro ante la imposibilidad de ponerse en contacto con él. Comienza entonces un verdadero infierno para ella, al caer en una red de prostitución…

FICHA TÉCNICA

Año: 2007
País: México
Productora: Televisa
Reparto: Angélica Rivera, Eduardo Yáñez, Martha Julia, Sergio Sendel y Chantal Andere.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
El elegido

Eduardo estuvo desde el principio en la mente de Nicandro Díaz, el productor, para encarnar Rodrigo. “Firmamos con él antes de que terminara ‘La verdad oculta’, pero después se fue a Estados Unidos y para asegurarnos galán contactamos con Fernando Colunga. Por suerte, todo salió como estaba previsto” , explicó.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Pequeños accidentes

La peluquera quemó la cara a la protagonista cuando le rizaba el pelo con unas tenacillas, a Camejo le dieron varios puntos en un pie después de cortarse con una taza rota y Ana Martín se hizo daño en el tobillo. René Strickler (Alonso) se quejaba de los pinchos de los agaves, que se le clavaban en cuanto se descuidaba.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Risas

Siempre había tiempo y ganas para bromas, como la que Angélica le gastó a Ana Martín (Clara). “Me quedé pálida al beber un tequila de un trago. Me ponían un refresco pero mi ‘hijita’ cambió el vaso”, contaba la víctima. 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
En familia

Así se sentían Gustavo Rojo (Videgaray) y su hija Ana Patricia (Sofía). “Nos encanta trabajar juntos”, confesaban. Ya habían coincidido en la novela Esmeralda y en el teatro Desgraciadamente, el veterano actor falleció el pasado abril.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Controvertida relación

Fernanda Castillo (Daniela) vivía en la ficción un romance con Edgardo Eliezer (Elvis). “Esta historia impactó en mi país. Aunque los mexicanos dicen no discriminar por el color de piel, en realidad no es así y se notaba que les molestaba. Hay racismo solapado”, aseguraba.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Pareja de altura

Martha Roth (Pilar) y Joaquín Cordero (Amador) encarnaron al matrimonio Montalvo. Esta fue la última producción de ella, que murió en octubre de 2016, tres años después que él.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Una boda inolvidable

Tras nueve meses de desventuras, Gaviota y Rodrigo por fin se juraban amor eterno. Más de diez horas llevó al equipo de producción adornar la iglesia de Tequila
donde se celebró el enlace. Cientos de curiosos se acercaron a verlo mientras numerosas tiendas vendían vasos, carteles y todo tipo de regalos con imágenes de la pareja.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo