'El juego de mi destino', avance del capítulo 30 del jueves: Una conversación pendiente

Qué está pasando en 'El juego de mi destino': Nedret y Cemal hablan sobre la situación de Asiye y los niños en la mansión, mientras que Nergis trata de ocuparse de su padre, a pesar de la negativa de Helin de dejarle solo.

el juego de mi destino
Productora

      La semana pasada en El juego de mi destino, Cemal le confesó a Asiye que todavía seguía queriéndola, pero ella volvió a rechazar sus palabras de amor. En el capítulo 30 de hoy en El juego de mi destino, tras atar todos los cabos, Nedret se da cuenta de que Asiye es, en verdad, la exmujer de Cemal y, Ugur y Nergis, los hijos que tuvo con ella en el pasado. Por el momento, la esposa de Harun decide guardar silencio. Tiene miedo de las consecuencias que puede tener para su hija el decir, públicamente, todo lo que acaba de descubrir. No obstante ¿Hasta cuando podrá mantenerse callada?

      Por otro lado, Mahir llega al cuarto de Necmi hecho una furia. Le reclama por haberse ido de la lengua y haber contado que él no era el verdadero padre de los niños de Asiye. El hombre trata de excusarse, asegurando que no estaba en sus cinco sentidos. «Me da igual lo que tomaras, pero no quiero que vuelvas a decir nada al respecto de mi familia», sentencia Mahir. Además, le deja claro que si llega a revelar que Asiye estuvo involucrada en un asesinato, él, también, caería por cómplice: «El no haber ido a la policía en su momento, tiene sus consecuencias».

      Mientras, Asiye regresa a casa junto con Nergis. Esta última, al ver a su padre al borde de la muerte, ha dejado atrás todo el odio y el rencor que sentía. «Le he perdonado por habernos dejado», le dice la adolescente a su madre. Acto seguido, le pide que le entregue el collar que Cemal le regaló hace algunos años, pues desea volver a ponérselo.

      Cemal no se queda callado ante los ataques de Nedret

      Por su parte, Ugur, también, muestra su felicidad ante la recuperación Cemal. Sobre todo, por Ahmet. El niño dice sentirse muy contento porque su mejor amigo vuelve a tener a su progenitor a su lado. «Yo no tenía papá hasta que Mahir llegó a nuestras vidas, así que sé lo que es crecer sin uno», dice con ternura, ignorando la naturaleza de su relación con Cemal.

      La mañana de después, Nergis regresa al hospital junto con su madre. Con gran ilusión, le ofrece a Helin quedarse a cuidar de Cemal mientras ella va a la mansión a descansar un poco. Sin embargo, la mujer le dice que no debe preocuparse, pues es su deber hacerse cargo de su marido.

      En el primer momento en el que Cemal se queda solo en la habitación, Nedret entra sin pensarlo. Todavía muy enfadada, le echa en cara que haya tenido al desfachatez de traer a su antigua familia a vivir a su mansión y, encima, haya utilizado a Mahir para sus propósitos. Este le explica que él no tuvo nada que ver con la repentina llegada de Asiye y sus hijos: «Ugur ni siquiera sabe que yo soy su padre. Yo renuncié a ellos para que Helin no se suicidara, así que no me haga responsable de esto».

      Publicidad - Sigue leyendo debajo