'El juego de mi destino', avance del capítulo 34 de hoy miércoles: El dolor de una hija

Qué está pasando en 'El juego de mi destino': Nergis vuelve a decepcionarse con su padre, lo que provoca que se enfrente de nuevo a él, mientras los celos de este último con respecto a Mahir, crecen.

el juego de mi destino
Productora

      La semana pasada en El juego de mi destino, Nedret, tras descubrir que Asiye, Nergi y Ugur son la antigua familia de Cemal, se enfrentó a su yerno, provocando que este le echara en cara muchas cosas. En el capítulo 34 de hoy en El juego de mi destino, Nergis sigue muy disgustada con Cemal. Solamente, le pidió una cosa y es que se pasara por su fiesta de cumpleaños, aunque fuera media hora. Este, que no encontró excusa para escapar de la vigilancia de Helin, no pudo asistir y ahora, le reconcome el peso de la culpa, pues sabe, perfectamente, que ha destrozado el corazón de su hija.

      En un intento de arreglar las cosas con ella, Cemal le hace un bonito y costoso regalo. Ella no parece muy agradecida y él, creyendo que ha errado de nuevo, le promete que le comprará otra cosa si es lo que desea. La adolescente, harta de que su padre trate de suplir sus fallos con obsequios, le hace entender que no le importan las cosas materiales: «Solo quiere tener algo de tu tiempo y parece que eso es imposible».

      Cemal le pide ayuda a Asiye para reconciliarse con Nergis

      Cemal, dolido, se marcha de la habitación. Desesperado, entra en el cuarto de Asiye y le pide que la ayude con Nergis. «No acepta nada de lo que le llevo. Pero cuando Mahir construyó esa biblioteca para vosotros estaba bien contenta», sentencia, enfadado. Asiye le repite las mismas palabras que le dijo su hija: «Ella quiere a un padre, no a alguien que le compre regalos»

      Minutos después, Asiye le cuenta a Mahir que Meral la llamó y le contó que se rompió el brazo. «Me gustaría ir a verla, pero tengo miedo», dice la mujer. Mahir la tranquiliza y se compromete a llevarla él mismo para que no tenga problemas con la policía: «Nadie te verá y podremos volver sin problemas, ya lo verás».

      Publicidad - Sigue leyendo debajo