Oigo mal, ¿me estoy haciendo mayor?

La pérdida de audición suele ser un síntoma asociado al envejecimiento. Por eso el Día Internacional de las Personas Mayores, que se celebra el 1 de octubre, nos recuerda el importante papel que estos desempeñan en nuestra sociedad.

Salud, Oír bien nos une
Getty Images

Con el objetivo de reconocer la importante contribución social, intergeneracional, cultural y económica de nuestros mayores en la sociedad, la OMS impulsa el Día Internacional de las Personas Mayores el 1 de octubre.

Con este motivo, GAES quiere incidir en la importancia de la salud auditiva entre los mayores. A partir de los 50 años los afectados comienzan a notar los primeros síntomas de pérdida de audición: por ejemplo, cuando no se entienden algunas palabras, surgen problemas para seguir una conversación fluida o suben el volumen del televisor. El 57% de los personas mayores de 50 reconoce que su audición ha empeorado con la edad.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

Una revisión anual

Para frenar esta pérdida auditiva y ante el mínimo indicio, es importante acudir a un especialista otorrinolaringólogo. Es conveniente someterse como mínimo a una revisión anual para detectar cualquier problema auditivo y adoptar la solución más adecuada a cada paciente. También es importante que familiares y amigos acompañen a la persona afectada en el momento de la consulta con el fin de darle seguridad y para evitar un choque emocional. Las soluciones auditivas actuales permiten a los pacientes mantener una vida activa completamente normal.

Efectos colaterales: el aislamiento social

Getty Images

En las personas mayores son múltiples los efectos colaterales de no oír bien. El principal es el aislamiento social progresivo de los afectados.

Uno de los síntomas es el abandono de las aficiones y los cambios de hábitos en personas de avanzada edad que experimentan pérdida de audición. Es frecuente, por miedo o desconocimiento, que no reconozcan este problema.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Salud