Astenia primaveral: cómo combatirla

Si estás cansada y te falta vitalidad, puede que estés sufriendo astenia primaveral. Te enseñamos cómo conseguir que te afecte lo menos posible gracias a la alimentación.

Human leg, People in nature, Sunlight, Knee, Waist, Meadow, Sun, Abdomen, Deciduous, Ankle,

La astenia primaveral puede hacerte pasar unos días complicados. Debilidad muscular, falta de vitalidad y concentración, cansancio, dolor de cabeza, mal humor, melancolía, alteraciones del sueño…Una serie de síntomas que harán que nos cueste continuar con nuestras rutinas. Se presenta especialmente entre los 20 y los 50 años, y afecta más a mujeres que a hombres. A veces es síntoma de otras enfermedades, como la depresión o la anemia. Los médicos aseguran que más de la mitad de la población sufre astenia en esta época del año y argumentan que se trata de un trastorno adaptativo sin importancia.

Pero, ¿a qué se debe? Padecemos astenia porque a nuestro organismo le cuesta adaptarse al cambio de horarios, al aumento de las temperaturas o a la humedad del ambiente. En la mayoría de los casos, sus síntomas no revisten gravedad, pero tú puedes hacer mucho para que esta astenia primaveral pase lo antes posible. Los expertos aseguran que hay tres pilares que no debes dejar de lado: la alimentación, el ejercicio físico moderado y vigilar tus horas de sueño. En el caso de que los síntomas no desaparezcan en pocas semanas, lo más conveniente es acudir al médico para obtener un diagnóstico preciso.

La alimentación, fundamental

Te proponemos que pongas el foco en la alimentación porque lo que ingerimos afecta directamente en nuestro nivel de energía. Combatir la astenia primaveral es posible, empezando por el plato:
-Toma verduras y hortalizas a diario. Las frutas serán tus grandes aliadas en estos momentos, sobre todo los plátanos (su aporte en magnesio te dará energía) y las fresas.
-Consume cereales, sobre todo avena por sus hidratos de absorción lenta.
-Los frutos secos y dátiles son unos potenciadores de energía inmediata y te darán vigor para seguir con tu día a día.
-Come carnes magras, pescados azules y mariscos, ricos en Omega-3.
-El polen y la miel también te ayudarán a vencer la astenia porque refuerzan nuestras defensas, nos aportan energía, vitaminas y minerales.
-Las bebidas estimulantes como el té y el café (siempre con moderación), mejorarán tus niveles de energía. No abuses de ellas antes de dormir porque perjudicarían tu descanso.
-Evita el consumo de productos ultraprocesados, refrescos azucarados y bebidas alcohólicas. No te harán ningún bien a tu estado de ánimo.

Publicidad - Sigue leyendo debajo