Empacho en niños: cómo puedes actuar si tu hijo ha comido demasiado y no se encuentra bien

Si tu hijo está pálido, se queja de dolor de tripa y no quiere tomar nada, es muy probable que tenga un empacho. Te contamos cómo puedes ayudarle a ponerse bien.

empacho niños
Sally AnscombeGetty Images

    El empacho en niños es una de las indisposiciones digestivas más frecuentes en los más pequeños. Éstas suelen producirse cuando los menores comen demasiado algo que suele ocurrir en celebraciones familiares, cumpleaños infantiles o por haber abusado de una comida pesada. También puede ocurrir porque el pequeño haya comido demasiado rápido y su estómago no asimile la cantidad de alimento ingerida. El empacho también puede darse en lactantes cuando toman demasiada leche Descubre las mejores ideas para cenas saludables.

    ¿Cómo saber si un niño ha podido sufrir un empacho? El dolor de tripa es uno de los síntomas más frecuentes pero no es el único. La palidez facial y el rechazo total hacia la comida son signos evidentes de esta dolencia digestiva que también puede estar acompañada por vómitos y diarrea. Si esto le ocurre a tu pequeño, mantén la calma porque ambos le ayudará a aliviar la presión y la pesadez que siente en su estómago por el empacho. Si hay vómitos y diarrea, debes evitar que el niño se deshidrate ofreciéndole abundantes líquidos. Además, también puede aparecer dolor de cabeza.

    No existe un tratamiento médico contra el empacho y solo podrás aliviar sus síntomas gracias a estos consejos. El niño debe estar lo más tranquilo posible y bien hidratado por lo que no dudes en ofrecerle agua que deberá tomar, a sorbitos, cada 10 minutos. Un baño de agua caliente y un masaje en el estómago también le puede ayudar. Los episodios de empacho se suelen resolver, solos, en un plazo máximo de 12-15 horas. Si el bebé es menor de un año, acude al pediatra. Si tiene hambre, ofrécele productos como zanahoria rallada, arroz hervido o manzana. Debe tomarlos despacio y en pequeñas cantidades. Si los tolera bien, ya podrías pasar a otros alimentos más 'pesados' como una tortilla francesa o pollo a la plancha.10 recetas fáciles con calabacín.

    Los empachos, aunque no son graves, son más habituales de lo que parece y, para evitarlos, toma buena nota que puedes hacer. No dejes comida al alcance de los niños, la 'barra libre' puede favorecer estos problemas digestivos. No deben abusar de bebidas gaseosas o alimentos dulces y enséñale a comer despacio y masticando bien los alimentos. Si es muy 'glotón', intenta servirle raciones más pequeñas y, si quiere picar entre horas, ofrécele alimentos sanos como frutas o verduras y así no tendrá tanta hambre ante las comidas principales. En cumpleaños y fiestas familiares, vigílale de cerca para que no abuse de las raciones. Gracias a todos estos consejos, podrás ayudar a los niños a sentirse mejor frente a un empacho.

    Publicidad - Sigue leyendo debajo
    Dolor de barriga, principal signo del empacho
    D. R.

    El principal síntoma de la indigestión es el dolor de tripa, que suele ir acompañado de palidez facial y de un rechazo total a la comida. Si es un bebé, el llanto y el rechazo a la leche puede ser también un síntoma.

    Algunos pequeños también presentan náuseas y vómitos. Tenlo en cuenta y deja una palangana al lado de tu hijo para que en caso de que le entren ganas de devolver, pueda hacerlo en el recipiente y no se angustie por no poder llegar al baño a tiempo. Vomitar le vendrá bien porque le aliviará la presión y la pesadez que siente en el estómago.

    La diarrea, otro síntoma del empacho
    un niño pequeño, con una camiseta de rayas, con diarrea en el baño
    Peter DazeleyGetty Images

    Y no te inquietes si tiene diarrea, porque no le ocurre nada grave: es otro síntoma de la indigestión, que le ayudará a limpiar su organismo.

    Soluciones eficaces para el empacho
    D. R.

    Para que tu hijo se recupere pronto deberás intentar que esté tranquilo en casa y dejarle sin comer unas horas. Ojo, sin comer, pero para que no se deshidrate debe beber sorbitos de agua cada diez minutos, sobre todo si tiene vómitos y/o diarrea.

    Un masaje en el estómago le puede aliviar
    un niño de cuatro meses recibe un masaje en el estómago por parte de su padre
    michellegibsonGetty Images

    La solución para aliviarle el dolor de tripa es darle un masaje suave sobre ella, en el sentido de las agujas del reloj. Antes de empezar, frótate las manos, el calor también es calmante. Otra buena idea es ponerle unos paños calientes sobre la tripa (¡antes comprueba que no queman!). Por lo general, el empacho desaparece sin medicación, sólo con el ayuno, por lo que al cabo de 12 o 15 horas es seguro que tu hijo empezará a sentirse mucho mejor.

    Zanahoria rallada o arroz hervido, su primera comida
    una niña rubia se come una zanahoria a mordiscos
    Westend61Getty Images

    Cuando le entre hambre, dale arroz hervido, zanahoria rallada o manzana. Debe comer muy poco, para que no le duela el estómago ni devuelva. Si lo tolera bien y no vomita podrás empezar a ofrecerle otros alimentos algo menos ligeros, como una tortilla francesa, jamón de York o pollo a la plancha. Dile que coma despacio y mastique mucho cada bocado. Al día siguiente estará bien del todo.

    Cómo evitar los empachos en niños
    D. R.

    Si tu hijo ha sufrido un empacho, seguro que no quiere volver a repetir la experiencia. Para evitar que vuelva a pasarle, recuerda no dejar a su alcance alimentos como chocolate, galletas, golosinas.

    Vigílale en las celebraciones familiares
    una niña pequeña come en una fiesta al aire libre
    Halfpoint ImagesGetty Images

    En las fiestas familiares, encárgate de servirle sólo tú. En estas ocasiones suele ocurrir que todos quieren dar a probar cosas nuevas al niño. Y eso es precisamente lo que origina el empacho: comer mucho y de manera desordenada.

    Sí a los 'snacks' sanos
    un niño pequeño, sentada en una mesa, se come una manzana roja a bocados
    Compassionate Eye Foundation/Natasha Alipour FaridaniGetty Images

    Para evitar empachos, si le gusta 'picar' a deshoras, déjale hacerlo, pero sólo alimentos sanos. Además, si es muy glotón y come 'con los ojos', sírvele siempre su ración en un plato pequeño. Así le parecerá que le has servido más y se sentirá más saciado.

    This content is created and maintained by a third party, and imported onto this page to help users provide their email addresses. You may be able to find more information about this and similar content at piano.io
    Publicidad - Sigue leyendo debajo