‘Mía, solo mía’

La pareja protagonista era la primera vez que trabajaban juntos. Ella aseguró que él fue el galán que mejor la había besado

 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Cuando el amor es un estorbo

Mía es una joven bella y vitalista que adora a su padre, el empresario de éxito Jorge Benavides. Su vida da un giro radical cuando el hombre se suicida. El motivo: es incapaz de seguir viviendo al saberse arruinado tras caer en la trampa que le ha tendido Ernesto Zamorano, su enemigo acérrimo y dueño de un emporio televisivo. Llena de odio, la muchacha jura vengar su muerte ante su tumba.

Pocos meses después de la desgracia, Mía deja la ciudad de provincia donde vive y se instala en Buenos Aires, la capital argentina, con el objetivo de acercarse a Zamorano. La mujer consigue su propósito a través de una de sus hijas, que alquila su vientre para tener descendencia.

Después de aceptar, la muchacha se aloja en la mansión familiar y allí conoce a Juan Pablo, hijo de Ernesto. De inmediato surge una atracción entre ambos, pero ella lucha con todas sus fuerzas contra ese sentimiento por no tener cabida en su plan.

El muchacho, que ignora el por qué del las reticencias de la recién llegada, tendrá además un rival inesperado: su tío Manuel. El hombre es el ginecólogo de Mía y se queda prendado de ella.

Pasan los meses y la joven Benavides se plantea aceptar al médico pues representa la paz que necesita para ser feliz. Sin embargo, no puede olvidar a Juan Pablo y para colmo empieza a sentir como suya a la criatura a la que pronto dará a luz…

Año: 1997
País: Argentina
Productora: Telefé
Protagonistas: Andrea del Boca, Pablo Echarri, Cecilia Cenci y Juan Carlos Puppo.

Encantada con su galán

“Nuestras escenas de amor desprendían mucha pasión. Sin duda, es el galán que mejor besa”, comentó Andrea, que había sido pareja en la ficción de Gabriel Corrado y Gustavo Bermúdez. “Estos tienen otro estilo, Pablo es más tierno”, añadió. No era el único piropo que dedicaba al actor: “Gusta mucho a las jovencitas, y a las que no lo son tanto”.

Rostros conocidos

Gustavo Guillén se reencontraba con Andrea después de Perla negra. El actor era conocido dentro y fuera de su país por éxitos como Manuela y Micaela. En el reparto también destacaba Alejo García Pintos (Nano), que encarnaba a Boñato, el muñeco de la protagonista al que Torres dotó de vida.

Todo se queda en casa

Como en otras ocasiones, en esta telenovela Andrea se rodeó de los suyos. Su cuñado, Enrique Torres, escribió la historia, su padre, Nicolás del Boca, la dirigió, y su hermana, Anabella, se ocupó del vestuario. Feliciano, hijo de Enrique, era el asistente de dirección.

Su vestido de novia número 16

Minutos antes de grabar el “sí, quiero” con Juan Pablo (Echarri), Andrea mostraba feliz el modelo que su hermana, Anabella, había elegido. “Esta es mi decimosexta boda en la ficción. Me han vestido de corto, de largo, con sombrero... nos ha costado dar con un traje distinto a los anteriores. Este me parece muy atrevido por las transparencias y el generoso escote”, comentaba la actriz, que a sus 31 años no había pasado por el alter en la vida real.

Los protagonistas, en la actualidad

Andrea ha grabado, Mamá corazón, versión de Papá corazón, que protagonizó en 1973 bajo la dirección de su padre. Ambos repiten en esta novela para la que la actriz ha contado con su hija, Anna Chiara, de 15 años, que interpreta el papel que ella hizo con 7.

Pablo Echarri ha terminado de grabar La leona, junto a su esposa, Nancy Duplaá, Dolores Fonzi (actriz de la película Truman), Juan Gil Navarro (Floricienta) y Miguel Ángel Solá. 

This content is created and maintained by a third party, and imported onto this page to help users provide their email addresses. You may be able to find more information about this and similar content at piano.io
Publicidad - Sigue leyendo debajo