‘Amantes de la luna llena’

La pareja protagonista, que volvió a repetir en ‘La ex’ (2006) destacó en esta historia escrita por el afamado Leonardo Padrón grabada en los parajes más bellos de Venezuela.

 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Una familia rota

Una leyenda circula por Caracas, la capital de Venezuela. Cuentan que un hombre de hipnotizadora mirada y seductora voz es capaz de enamorar a cualquier mujer. Se cree que el donjuán es Simón Luna, el guía más popular del Caribe especializado en mostrar a los turistas los exóticos lugares del país.

Después de años de ausencia vuelve a la ciudad Camila, la primogénita de León Rigores, dueño del hotel más grande de zona. Su misión es dirigir el establecimiento y reactivar el turismo. Sin embargo, sus planes cambian tras el suicidio por amor de Isabel, su hermana menor. Convencida de que el culpable de la muerte es Simón, planea vengarse de él.

Se hace la encontradiza en un romántico lugar y el joven, que desconoce su identidad y la muerte de Isabel, se queda fascinado con su belleza. Hasta tal punto llega su embelesamiento que responde que “sí” a cuanto le propone. En pocos días se asocia con ella y acepta una sugerente apuesta: si la conquista, se queda con sus bienes, si no ella se apropiará de los suyos.

Ajeno al verdadero motivo del desafío, Simón se afana desde el día siguiente en ganar. Mientras tanto, la empresaria empieza a sospechar que su socio no es tan despreciable como imagina. Aun así, no ceja en su empeño de acabar con él hasta que descubre que se ha enamorado, lo que la sitúa en una complica- da encrucijada...

Año: 2000

País: Venezuela

Productora: Venevisión

Protagonistas: Diego Bertie, Ruddy Rodríguez, Carlos Mata y Astrid Carolina Herrera.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Parajes de ensueño.

La novela no solo atrapó al público por la historia y el elenco, en el que también destacaban Lourdes Varela, Nohely Arteaga, Gaby Espino y Adolfo Cubas, sino por los espectaculares escenarios naturales donde se grabó, entre ellos, isla Margarita, Kabak, Santa Elena de Uairén, Maracaibo, Médanos de Coro y Morrocoy.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Adolfo Cubas

El actor, que daba vida a Macedonio, aprovechaba para ensayar entre escena y escena.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Galán por sorpresa

El peruano Bertie, que había triunfado con Cosas del amor y Leonela, también estaba emocionado porque trabajaba por primera vez fuera de su tierra. Además, recibió una gran sorpresa al aterrizar. “Llegué para interpretar el papel de Carlos Mata, pero cuando Padrón me conoció me dieron el de Simón, que me ha enamorado”, comentó.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Encandilados

Los actores no ocultaron su fascinación, como el cubano Jorge Cao, que encarnaba al patriarca de los Rigores. Así describía Canaima, uno de los parques nacionales donde grabaron: “Esto es el paraíso, cuando uno llega es consciente de que Dios existe, la belleza de las aguas, la exuberancia y fuerza de la vegetación... me ha permitido meditar, oxigenarme y llenarme de energía”. Ruddy tampoco se quedaba corta
en halagos: “Me encanta la novela porque es como una guía turística, muestra todas las maravillas de mi país. Es verdad que se sufre por el calor y las plagas de insectos, pero lo haces con gusto”.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Parajes de ensueño.

La novela no solo atrapó al público por la historia y el elenco, en el que también destacaban Lourdes Varela, Nohely Arteaga, Gaby Espino y Adolfo Cubas, sino por los espectaculares escenarios naturales donde se grabó, entre ellos, isla Margarita, Kabak, Santa Elena de Uairén, Maracaibo, Médanos de Coro y Morrocoy

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
El novio de María Conchita Alonso

La actriz y cantante venezolana regresaba al género tras años de ausencia para participar en seis capítulos. Fue Padrón, el guionista, quien la convenció de que lo hiciera y ella solo puso una condición: el modelo Adnán Taletovich, su novio en aquel momento, tenía 
que tener un pequeño papel. “Yo hago de mí misma, llego 
al hotel donde se desarrolla
 la novela para grabar un vídeo musical y lo conozco. Hay escenas sensuales y cómicas”, adelantaba ilusionada.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo