‘María Isabel’

Ella vistió trajes de los indios huicholes y él, al que la autora Yolanda Vargas Dulché no quería de galán, aprendió a fumar.

 

Publicidad - Sigue leyendo debajo

En un pueblo indígena del estado mexicano de Nayarit vive María Isabel con Pedro, su padre, y Chona, su  malvada madrastra. Con 10 años, es feliz jugando con  su amiga Graciela, hija del poderoso Félix Pereyra. Un  día las niñas creen morir de pena cuando la segunda se  va a la capital para estudiar en un internado.

Con la esperanza de que su amistad perdure, Graciela  le regala su muñeca favorita. Años después, la chica  regresa al pueblo y María Isabel la recibe con aquel  obsequio. Como si no hubiera pasado el tiempo, ambas retoman su estrecha amistad. Pero no todo sigue igual… Convertida en una bella joven, María Isabel es el objeto se deseo de Nicolás, un indígena que la quiere  por esposa a cualquier precio.

Sin embargo, ella está enamorada de Andrés, otro  muchacho del poblado. En secreto, Pereyra también  está obsesionado con ella, por eso se alegra cuando empieza a trabajar para él. Graciela, por su parte,  frustra los planes de su padre de casarla con Antonio,  el hijo de un amigo, al enamorarse de Leobardo, un ingeniero con el que se va a vivir.

María Isabel se enamora de un joven millonario y viudo Chona corre el rumor de que su hijastra es una perdida,  Pedro lo cree y aparta a la chica de su lado, igual que  Andrés, por lo que ella se refugia en casa de su amiga.

Tras el crimen de Leobardo por orden de Pereyra,  Graciela descubre que está embarazada y huye con  María Isabel. Poco después fallece en el parto, no sin  antes pedir a la joven que se ocupe de su hija. Luego, la chica se pone a trabajar para Ricardo Mendiola, un joven millonario y viudo. Ambos se enamoran pero la tía de él no la quiere en la familia.

Año: 1997
País: México
Productora: Televisa
Reparto: Adela Noriega, Fernando Carrillo, Lorena Herrera y Roberto Ballesteros.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Trajes tradicionales y lujosos.

El vestuario fue otro de los atractivos de María Isabel.  La protagonista llevó diseños originales que prestó un sobrino de Mónica Miguel, fundador del Ballet Mexcaltitán.  “Las grabaciones se nos echaron encima y no nos daba tiempo a copiarlos”, contaban las diseñadoras, Silvia Terán   Claudia Meléndez, que tuvieron que adaptar los  vestidos a la estilizada figura de Adela.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Incómodo rodaje.

Aunque en la zona les pusieron muchas facilidades para  rodar, el equipo sufrió por culpa de los 37 grados de  temperatura y los molestos mosquitos con los que tuvieron que grabar.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
La escritora y el adaptador, a la gresca

A Yolanda Vargas Dulché no le gustó la versión que René Muñoz realizó de su historia, que con el mismo título protagonizaron Silvia Derbez y Raúl Ramírez en 1966.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo

Su relación fue muy tensa. “El señor Muñoz no admite sugerencias”, dijo del guionista. “Había que modernizarla para que estuviera más pegada a la realidad. El público  está dándonos la razón con la elevada audiencia”, explicó él.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Mónica Miguel, actriz y directora

Daba vida a Chona, la madrastra de María Isabel, pero  también hizo de directora de escena. En este caso, fue  un valor añadido pues ella pertenece al mismo grupo  indígena que se retrataba en la novela. “Distribuimos  entre los actores información sobre los huicholes para que  conocieran su historia, sus costumbres, su idioma… Además, convivimos con ellos y fuimos a sus casas y  talleres para ver cómo trabajaban”, declaraba Mónica Miguel.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
En España.

Fernando y Adela grabaron en Madrid la luna de miel de  sus personajes, pero hubo más ciudades europeas.  “Hemos estado en París, Berlín, Venecia y Roma”, nos  contó Fernando, que se deshacía en halagos hacia su compañera, “nos queremos mucho, es una mujer  maravillosa. Y tenemos buena onda”.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Rumores de enemistad.

Nunca se confirmaron, pero Adela y Lorena Herrera, que  dio vida a la ambiciosa novia del galán, se negaban a ser  fotografiadas juntas.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Breves actuaciones.

Raúl Araiza encarnó a Andrés, el primer amor de la  protagonista, por su amistad con Estrada. En el primer  capítulo intervino Susana González, que hizo de esposa del galán.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo