'El juego de mi destino', avance del capítulo 44 de hoy miércoles: El arma perfecta

Qué está pasando en 'El juego de mi destino': Nedret encuentra la forma de sacar a Asiye y a sus hijos de la mansión, mientras que Helin lucha pro salvar su matrimonio.

el juego de mi destino
Productora

      La semana pasada en El juego de mi destino, Asiye fue, al fin, consciente de que Cemal la abandonó por una mentira. En el capítulo 44 de hoy de El juego de mi destino, Helin siente que su matrimonio está a punto de romperse y es algo que no piensa permitir. Desesperada por hallar una solución, toma la decisión de ir terapia de pareja. La mujer le propone a su marido visitar a una psicóloga que les ayude a resolver sus problemas maritales. Cemal, aunque algo reticente, termina aceptando.

      La mañana de después, el matrimonio conoce a la doctora Melisa, quien se hará cargo de su caso. Después de hablar con Helin a solar, le toca a Cemal. La terapeuta le pregunta, directamente, por qué decidió venir a su consulta. Él le responde que fue idea de su mujer y no encontró la forma de negarse. «Además, no he sido un buen esposo. He cometido muchos errores en el pasado y estos no me dejan avanzar», se confiesa ante Melisa. «Todavía sigo enamorado de mi exmujer», añade al final.

      Necmi no duda en amenazar a Nergis

      Por otro lado, Nergis se encuentra con Necmi en la cocina y trata de huir, pero este la retiene. El hombre le dice que no tenga miedo, pues ya su padrastro le advirtió que si vuelve a acercarse a ella, lo pasará realmente mal. «Mira, aquí está la prueba de su advertencia», dice al mismo tiempo que se señala un maratón en el rostro. No obstante, Necmi no pierde la oportunidad de incomodar a la joven y reprocharle que fuera a acusarse con Mahir: «No voy a permitir que te entrometas así en mis planes».

      Acto seguido, amenaza con denunciarles ante la policía. «No olvides que sois fugitivos y con una simple llamada mía, os detendrá a todos», sentencia el hombre. No sospecha que Nedret está justo detrás de la pared contigua y ha escuchado todo. Ahora tiene un arma entre sus manos para sacar a Asiye y a los niños de su casa.

      Publicidad - Sigue leyendo debajo