11 síntomas que indican que puedes estar embarazada

Desde el principio del embarazo tu cuerpo empieza a enviarte señales de que una nueva vida se está gestando en tu interior. ¿Quieres descubrir cuáles son? Te mostramos los 11 síntomas más comunes.

síntomas embarazo
Getty Images

Los primeros síntomas que aparecen cuando estás embarazada se confunden con las molestias premenstruales, porque la mayoría coinciden muchísimo. Por este motivo, muchas mujeres no son conscientes de que están esperando un bebé hasta un poco más tarde, cuando comienzan a tener retrasos con su periodo. Por tanto, te aconsejamos que, si crees que puedes estar embarazada, leas con atención cuáles son los 11 síntomas más comunes que te pueden indicar que estás esperando un bebé. Muy pronto empezarás a notar que algo está cambiando en tu interior.

Algunos de los primeros síntomas que notarás es que comienzas a tener los pechos más sensibles y comienzan a cambiar, un dato que podría ser un claro indicador de que algo está ocurriendo en tu cuerpo. Junto a este síntoma también encontramos otros como náuseas y mareos, dolor pélvico o pérdida del olfato y el gusto. Además, otra señal muy común es el sangrado de implantación, un manchado que puede ocurrir a la semana de la fecundación, cuando el bebé se está implantando en el útero y que se puede confundir con el principio del sangrado de la menstruación. Pero no te preocupes, a continuación te explicaremos cómo diferenciarlos.

En el caso de que comiences a notar estos síntomas, y tras confirmar que estás embarazada con un test, es muy importante comenzar a cuidar tu cuerpo para evitar que puedan salir estrías por culpa del gran cambio que va a experimentar tu cuerpo. Mantenerse informada de todos los cambios que vas a sufrir y cómo sobrellevarlos es un paso fundamental para conseguir tener un embarazo seguro donde tanto tu futuro bebé como tu os mantengáis siempre sanos.

Por último, hay que tener en cuenta que algunas mujeres no sienten nada hasta pasadas varias semanas, pero otras, notan los síntomas de embarazo desde muy pronto. De hecho, no todas tienen por qué sentir los 11 síntomas que a continuación mostramos. Sin embargo, sí que vivirán alguno de ellos. Descubre cuáles son los más importantes y los que comienzan a sentirse a las pocas semanas de estar embarazada.

Una vez que sepas que tu embarazo marcha bien, seguro que os animáis a buscar un nombre para vuestro bebé. Puede que lo tengas muy claro, pero si no es tu caso, te damos 105 nombres originales para niños y 145 nombres para niña que se salen de lo habitual.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
¿Estaré embarazada?
D.R.

Desde el día de la concepción tu sistema hormonal empieza a trabajar para que tu bebé crezca bien. Y los cambios que producen en tu cuerpo no se van a hacer esperar.

Las primeras señales de embarazo se pueden notar incluso antes de la fecha en que esperas el período. Sin embargo, lo más probable es que las confundas con las molestias premenstruales, porque la mayoría coinciden muchísimo.

Que notes uno, cuatro o ningún síntoma va a depender de tu nivel hormonal. Descubre cuáles son los más frecuentes.

Sangrado de implantación
D.R.

Uno de los síntomas más tempranos es el sangrado de implantación. Es un manchado que puede ocurrir a la semana de la fecundación, cuando el bebé se está implantando en el útero, porque en el proceso pueden romperse algunos vasos sanguíneos.

La sangre puede ser rosa o marrón, pero siempre tiene que ser menos cantidad que una regla y durar como mucho dos días. Si el sangrado es continuo, puede haber algún problema ginecológico.

Y si se da más adelante en el embarazo, una amenaza de aborto. Cualquier evidencia de sangre debe consultarse al médico.

Dolor pélvico
D.R.

Es frecuente que en los primeros días sientas dolor pélvico. Es una sensación parecida a la que experimentas cuando te va a bajar el período o a los dolores menstruales. Se debe a la distensión del útero.

Este malestar es normal si es leve, pero si llega a ser un dolor intenso, que te despierta por la noche o no remite con paracetamol, podría indicar alguna patología.

Cambios en el pecho
D.R.

El primer síntoma que suelen notar la mayoría de las embarazadas es el aumento del tamaño de las mamas, que además empiezan a estar más sensibles. Este aumento se debe a la acción de los estrógenos y es una sensación parecida a las molestias que sufren muchas mujeres en los días previos al período.

Por otra parte, los pezones cambian mucho. Además de aumentar de tamaño la aréola también se hace más grande y se oscurece por la acción de la hormona MSH, que es la encargada de la pigmentación. Por último, también es normal que se desarrollen unos pequeños granitos alrededor del pezón, llamados tubérculos de Montgomery; tienen la función de protegerlo y lubricarlo durante la lactancia.

Náuseas y mareos
D.R.

Otro síntoma, que resulta bastante molesto, son las náuseas. Aunque pueden darse a lo largo del día, son más frecuentes al despertar (deja preparados en la mesilla de noche unas galletitas o un yogur para tomártelos al despertar). Están vinculadas a la acción de la progesterona y la HGC (la hormona que emite el embrión), que irritan las mucosas del estómago.

Los vómitos, si aparecen, lo hacen a partir de la quinta semana de gestación. La buena noticia es que éstos, como las náuseas, suelen desaparecer en el segundo trimestre.

Los mareos también son una señal típica del primer trimestre. La acción de las hormonas del embarazo relaja los vasos sanguíneos y esto provoca que baje la tensión. Un remedio casero para combatirlos es picar alimentos salados como pipas o aceitunas.

Somnolencia
D.R.

No te extrañe que de pronto empieces a notar que te puede el cansancio. La razón es que tu cuerpo ha empezado ya a producir grandes cantidades de progesterona, una hormona que tiene un efecto sedante sobre el organismo.

El grado de fatiga va asociado a tu nivel hormonal y aumenta a medida que avanza el embarazo. Puede incluso que necesites dormir más horas de lo habitual, así que si hacia las nueve de la noche te caes de sueño, no te prives.

En todo caso, aunque este sea un síntoma normal coméntaselo al ginecólogo, porque a veces la fatiga puede verse empeorada por una anemia. Muchas mujeres la sufren durante el embarazo, porque es un periodo en el que las necesidades de hierro prácticamente se duplican.

De hecho, lo más probable es que el ginecólogo te pida un análisis de sangre para comprobar tu estado y quizá te recete suplementos de hierro. Tú, por tu parte, incorpora en tu dieta nutrientes ricos en este mineral, como la carne, el perejil, las legumbres o la levadura de cerveza.

Cambios en el gusto y el olfato
D.R.

Otro de los síntomas que pueden indicarte que estás embarazada es que de pronto tu percepción olfativa se agudiza muchísimo. Así, olores que antes ni percibías o que te gustaban, ahora pueden llegar a resultarte francamente molestos.

Por suerte, los olores no siempre te provocarán rechazo. A muchas mujeres, por ejemplo, el hecho de oler más les abre el apetito. Y el gusto es otro sentido que te cambiará. Los antojos, que sufren más de un 70% de las embarazadas, pueden empezar pronto, debido a los cambios olfativos y hormonales.

Es posible también que durante estas primeras semanas notes un sabor metálico en la boca. No es preocupante y desaparecerá pronto.

Gases e hinchazón
D.R.

¿De repente te notas hinchada y empiezas a sufrir estreñimiento? Puede ser otro síntoma de embarazo. La progesterona es también la culpable en este caso, porque ralentiza el tránsito intestinal.

Lo normal es que al principio no engordes prácticamente nada, pero puede que a partir de la séptima semana, en especial si ya has tenido niños, empieces a perder cintura y a notar que no cabes en tus pantalones.

Otra consecuencia del cambio en el ritmo intestinal son los gases, una dolencia muy común en las embarazadas. Además, a medida que vaya creciendo el útero, el intestino se irá desplazando y eso puede desembocar en que las molestias y flatulencia empeoren.

Si ya lo notas, empieza a evitar los alimentos que aumentan los gases, como algunas legumbres, la col...

Visitas al baño... y ausencia de menstruación
D.R.

Durante la gestación se produce un incremento de los líquidos corporales, el riñón trabaja más y, en consecuencia, aumenta la frecuencia miccional.

De modo que si de pronto notas que necesitas ir al lavabo más a menudo, y además este síntoma va acompañado de alguno o de todos los síntomas descritos anteriormente, empieza a plantearte muy seriamente que estás esperando un bebé.

Y, para terminar, el último de los síntomas del embarazo, y el más claro: la ausencia de la menstruación. Ahí sí notarás, en especial si tienes ciclos regulares, que "algo está pasando". Una vez confirmado el embarazo, empieza a cuidarte más y disfruta de tu nuevo estado.

This content is created and maintained by a third party, and imported onto this page to help users provide their email addresses. You may be able to find more information about this and similar content at piano.io
Publicidad - Sigue leyendo debajo